Olimpiada Vuela 2013: Encendiendo nuestro fuego interior

Categories: Eventos,Home,Olimpiada 2013

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 11.33.39El pasado 7 de diciembre fue un día muy diferente para los niños con cáncer. Desde las 8:30 de la mañana comenzaron a llegar a los distintos hospitales que los atienden. Pero esta vez, no era para un tratamiento o una consulta médica, sino para tener un día lleno de diversión. Era el día de la Olimpiada Vuela 2013.

Mientras tanto, el Colegio Miraflores iba llenándose de decenas de voluntarios que participaron en la organización. Todo iba tomando su lugar para recibir a los participantes.

Al arribar al Colegio, los pequeños se dividían en equipos de distintos países y recibían sus uniformes y banderas. Una vez que todos los niños estaban presentes, arrancó la inauguración de la Olimpiada con la presencia de las conductoras de Foro TV, Jimena Álvarez y Gloria de Valdés.

El desfile de los atletas fue muy emocionante, todos recibían una gran ovación por parte del público y tomaban sus lugares para dar paso a la actuación de Matilde, un grupo muy prometedor en la música alternativa de nuestro país, quienes interpretaron dos de sus temas favoritos: “Recuerdos” y “Work It Out”.

Diego Parada, integrante de Fundación Vuela dio la bienvenida a los asistentes y agradeció a todas las personas involucradas para dar vida al evento. En particular se reconoció a Aquí Nadie se Rinde y Luz de Vida, organizaciones que atienden a niños con cáncer y sus familias desde hace ya muchos años en México.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 11.34.20

El momento cumbre de la inauguración llegó cuando Matilde interpretó “Abriré mis alas” tema de Fundación Vuela, que los niños y voluntarios acompañaron con sus palmas y en donde liberaron sus globos al aire simbolizando la libertad y la felicidad.

Una vez encendida la llama olímpica, ésta recorrió todo el recinto y fue encendido el pebetero, con lo que iniciaron las competencias de la Olimpiada Vuela.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 11.34.41Los atletas pudieron participar en 4 diferentes disciplinas muy divertidas. En Atletismo, los niños corrían carreras de costales, de parejas y competían en lanzamiento de bala, que no era otra cosa que lanzamiento de globos de agua. En la sede de Fútbol, los niños jugaron un mini-partido al tiempo que experimentaron su puntería en los tiros penales y compitiendo para dejar caer a un afortunado voluntario a un tanque de agua. El Triatlón estaba compuesto por una prueba de natación (en una alberca de pelotas) un partido de voleyball en parejas y un tiro al blanco (con pasteles de espuma). Y la sede de Deportes Extremos tenía un boliche humano y una carrera de obstáculos con una estructura de más de 23 metros de largo y 8 metros de altura.

Lo que fue palpable era la alegría de los participantes que asistieron ese día. Pudieron convertirse simplemente en niños, dejando el cáncer en el olvido por un momento.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 11.34.27

Algo que es importante destacar, es que la Olimpiada Vuela 2013 se trata de un evento familiar, ya que no solamente asisten los niños con cáncer, sino que van acompañados de sus hermanos y papás. El cáncer es algo que no solamente afecta a una persona, sino a todos los que la rodean. Al tiempo que los niños disfrutaban de los juegos pensados para ellos, los padres de familia asistieron a una conferencia sobre la actitud ante las dificultades de la vida impartida por Celia Covarrubias, coach del Grupo Renacer.

Cerca del final del evento, los asistentes disfrutaron de un rico lunch y recibieron las medallas por su esfuerzo. Todos los asistentes ganaron medalla de oro y se llevaron a casa una dotación de dulces.

Como ya es costumbre, al finalizar el evento, cada familia recibió una despensa como apoyo a sus esfuerzos e incentivo a su lucha de todos los días.

Resumiendo los sentimientos de la Olimpiada Vuela 2013, podemos decir que gracias al apoyo de cada uno de los patrocinadores, donadores y voluntarios que unieron esfuerzos para crear este momento inolvidable, pudimos hacer del 7 de diciembre uno de los días más felices para los niños con cáncer y sus familias. Así, cumplimos una vez más con el propósito de Fundación Vuela: Hacer que cada vida valga la pena ser vivida.

Deja un comentario