Para un niño, el juego es más que diversión, es la manera en la que aprenden.

Mientras juegan, aprenden a interactuar y ser sociales con los demás. También generan conocimientos sobre el mundo en general.

Estar en el hospital es perjudicial para la vida de un niño. El juego es una forma de volver a conectar a un niño con su vida familiar. Cuanto más pueda jugar un niño, más feliz será dentro del hospital y la felicidad promueve la recuperación.

El juego tiene otros beneficios:

– Puede distraer a un niño del dolor y de la preocupación.

– Puede ayudar a un niño a acostumbrarse a las nuevas personas y cosas que verán en el hospital.

– El juego también es importante porque puede ayudar al niño a recuperar la confianza y a construir la autoestima.

Muchos hospitales tienen especialistas en vida infantil que ejecutan programas de juego y juegan con niños. Pregúntale a la enfermera de tu hijo sobre esto.

Usando el tiempo de juego, un especialista en vida infantil puede ayudar al niño a entender más sobre el hospital y su estado. A medida que un niño se sienta más cómodo al estar en el hospital, él o ella se volverán más cooperativos y menos ansiosos.

¡A jugar!

Fuente: http://www.aboutkidshealth.ca/En/HealthAZ/TestsAndTreatments/GoingtoHospital/Pages/Playtime-at-the-Hospital-for-School-Age-Children.aspx

Deja un comentario