Nuestra historia

Nuestra historia es sobre unos amigos, que no necesariamente compartían todos los gustos, todas las personalidades o todos los fines de semana. Pero sí compartieron el impulso de ayudar a alguien que lo necesitara. En 2012, después de varios años de sueños, planes y discusiones, pusimos nuestras firmas en un papel, tomando como nuestra responsabilidad el hacer el bien. Esto ha creado un vínculo trascendente entre nosotros.
Nuestra historia es de descubrimientos, ya que nos dimos cuenta de que no solo hacía falta una buena intención, sino llevar a cabo los planes de la manera más profesional posible. Comenzamos realizando eventos temáticos para niños con cáncer, en los que nos dimos a conocer y en los que, aunque les daban momentos muy felices a los niños, no cambiaban su situación de vida. Así descubrimos que si queríamos ayudar, teníamos que hacerlo de fondo.
Nuestra historia es acerca de una comunidad, que se formó con amigos, compañeros, familiares, voluntarios, doctores, enfermeras y donadores que escucharon los llamados que hicimos en persona, en redes sociales, en juntas y en medios de comunicación y respondieron, ayudándonos a volver realidad cada uno de los proyectos que ideamos.

Nuestra historia es sobre grandes maestros: los niños, que nos han enseñado lo que nadie más. Alexander nos enseñó en Acapulco en el 2013que un niño con cáncer, a pesar del dolor y la mala cara, sigue siendo un niño. Nayeli desde 2014 nos enseñó que lo difícil del tratamiento no te impide soñar con llegar a ser una gran doctora. En 2017, Chucho nos enseñó andando en bicicleta con una pierna que nadie más que nosotros mismos define nuestros límites. Hemos tenido decenas de maestros de la más alta calidad.
Nuestra historia es de aprendizaje, ya que conforme fuimos conociendo a los niños y al cáncer, aprendimos sobre medicina, psicología, voluntariado e impacto social. A partir de este conocimiento creamos el Programa de Acompañamiento Integral, que busca ayudar a los niños desde todos los ángulos de su tratamiento. Con él, hemos atendido a más de 200 niños con cáncer desde 2015.
Nuestra historia es una de imaginación, ya que a partir de ideas, dibujos y pláticas de muchas personas, creamos una programa completo de psicoeducación, psicología hospitalaria y Child Life pensado específicamente para los niños con cáncer llamado “Las aventuras de los Vulpi”, que cambia la percepción de los niños y sus familias en el tratamiento.

Nuestra historia es sobre grandes hazañas, como la gigantesca campaña digital que nos llevó a ganar el concurso #UpgradeYourWorld de Microsoft en 2016 o la estrategia de crowdfunding más grande de nuestra historia, con la que recaudamos los fondos para construir el Jardín de las Sorpresas en el Hospital Moctezuma de la Ciudad de México en 2017.
Nuestra historia se trata de constancia, ya que hemos visitado a los niños en el hospital con más de 200 voluntarios por más de 200 semanas seguidas para darles un poco de alegría con nuestras ideas.
Nuestra historia es de esperanza, de amor, de autenticidad, de entrega, pero también de trabajo, de lágrimas, de dolor, de enojos y de esfuerzo. Pero no la cambiaríamos por nada del mundo.
Nuestra historia es acerca de ti, porque tú puedes continuar escribiéndola con nosotros para cambiar la historia de miles de niños con cáncer.