Nuestra causa social

Para Vuela, la causa de su objeto social es un fin y un medio a la vez:

  • Un fin, en tanto que cada persona es única e irrepetible, y buscamos elevar su dignidad y calidad de vida.
  • Un medio, en tanto que esa persona despierta en las demás, un deseo de ayudar y de dar lo mejor de sí.

Cada año, se detectan en México más de 8,000 casos de cáncer infantil. El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas con crecimiento y división más allá de los límites normales.

Más allá de la explicación física, hay que entender que el cáncer no es una enfermedad que lastima solamente de manera física y únicamente al paciente. El cáncer y su tratamiento provocan en los pacientes un profundo dolor, no solamente físico, sino emocional por las etapas que se atraviesa con la enfermedad y con la curación. Es una verdadera prueba de vida. Además de esto, el cáncer afecta profundamente a las familias y grupos cercanos a los pacientes, primero porque se convierten en testigos de su sufrimiento y en segundo lugar, porque su estilo de vida se ve impactado de manera importante mientras el enfermo lucha contra el cáncer.

Vuela Nuestra Causa Social

80% de curación

Actualmente las tasas de curación del cáncer han alcanzado hasta un 80%. Sin embargo, este porcentaje solo contempla a los pacientes que son tratados oportunamente. Ya que en múltiples ocasiones en nuestro país, por condiciones económicas y culturales, no todos los pacientes llegan a diagnosticar, a tratar oportunamente o siquiera a tratar su enfermedad. De ahí que enfoquemos nuestra labor a ayudar a niños con cáncer de escasos recursos.

Complicaciones en el cáncer

La edad promedio de diagnóstico de un niño con cáncer es de 6 años. En esta edad es difícil comprender el significado de una enfermedad y más de una tan complicada como el cáncer. La pobreza complica enormemente las condiciones de los niños con cáncer y sus familias. Por políticas en la mayoría de los hospitales, los familiares no pueden acompañar a los niños enfermos todo el tiempo.

Abandono del tratamiento

Del 10% al 30% de los niños diagnosticados abandonan el tratamiento por distintas causas, entre las que se encuentran: falta de recursos económicos, miedo a los procedimientos, incredulidad, falta de apoyo por parte de la familia o comunidad. Esto se puede cambiar si acompañamos a los niños y sus familias y estamos profundamente atentos a sus necesidades, para acompañar su esfuerzo y sufrimiento, y así, a través del contacto humano, aliviarlo. Con acciones simples podemos hacer que estos momentos sean más fáciles de llevar.